consejos para viajar con niños en el coche en verano - grupo montalt

Consejos para viajar con niños en el coche en verano

En los meses de verano está previsto que haya más de 86 millones de desplazamientos de grandes recorridos. Todo esto hace que sea uno de los momentos de mayor riesgo para la DGT. Vamos a darte una serie de consejos que aumentan la seguridad de los más pequeños una vez nos encontremos en el interior del vehículo.

Cómo viajar en verano con los niños y no morir en el intento

A veces, viajar con niños puede ser un suplicio. Se aburren, gritan, lloran, se pelean… Pero no tiene por qué ser tan problemático. Toma nota de estos consejos sobrevive a cualquier escapada en coche sin problemas:

  • Al niño le debemos llevar siempre con su sistema de retención infantil, aunque el trayecto sea corto. Debemos pues comprobar que la instalación sea la correcta y seguir las instrucciones que nos dé el fabricante.
  • Lo primero que hay que hacer antes de colocar al niño en el coche en los días de calor es comprobar la temperatura interior existente en el habitáculo, especialmente la silla, a fin de que no se produzcan las quemaduras. El vehículo debe estar protegido del sol y antes de que te subas, no olvides abrir las ventanillas y poner el aire acondicionado, así se refrescará el interior del habitáculo.
  • Antes de comenzar un viaje largo y especialmente si el niño tiene mareos, lo mejor es consultar con el pediatra, de cara a que te dé consejos sobre cómo hay que actuar.
  • La preparación del viaje con juegos o la película favorita del niño hará más agradable el trayecto sin nervios que dificulten la conducción y el viaje en general.
  • Las horas donde hace menos calor durante el día son las mejores para realizar los viajes.
  • No tienes que dejar objetos, equipajes o mascotas al lado de los niños. Si se produce un accidente o un frenazo es posible que salgan despedidas contra ellos y provocar lesiones.

La instalación de la silla, un tema importante

Hay que instalar la silla atendiendo a las instrucciones que tenga el manual de uso del fabricante y el etiquetado de las sillas, verificando el anclaje. En el caso de las personas más mayores, lo más aconsejable es no quitar el respaldo a la silla hasta que llegue a 1,35 metros, puesto que da una gran protección frente a los posibles impactos laterales.

Debemos pensar que, si se quedan dormidos, esto hará posible que la cabeza esté mejor colocada, lo que hará que el niño viaje con mayor confort. Cuando hablamos de los pequeños, es obligatorio llevar al bebé en sentido contrario de la marcha, todo hasta los 9 kg o 15 meses, en el caso de que la silla que tengamos sea i-Size.

En el destino no tienes que bajar la guardia, pues en los veranos es cuando hay más riesgo de accidentes en los desplazamientos cortos y cuando en los trayectos hay más tráfico por carreteras secundarias.

Tanto la seguridad del niño como la de la totalidad de los ocupantes depende de la persona que conduce. Lo mejor siempre es respetar las normas, conducir tranquilo y relajado, apartando las brusquedades.

Recuerda mantener la distancia de frenado y ajustando la velocidad de la marcha a las circunstancias del tráfico sin asumir riesgos.

Por último, siempre es bueno contar con un botiquín básico, no dejar nunca solo a los niños solos en el coche, llevar agua fresca y que el interior del vehículo se mantenga entre 21 y 23 grados.  ¡Buen viaje!