mitos y verdades sobre los radares - grupomontalt

Mitos y verdades sobre los radares

Existen muchos mitos sobre los radares que pueblan nuestras carreteras y, como es lógico, gran parte de ellos tienen como fin el poder escaparse de la preceptiva multa. El problema que hay es que no todos son verdad, y ahora que empiezan a estar cerca puentes como el de diciembre o las vacaciones navideñas, no está de más recordarlos para que no acabe nuestro descanso con sorpresa.

Por eso, desde nuestra red de concesionarios Grupo Montalt, queremos contaros la verdad sobre los radares.

Radares, la verdad

Vamos a contaros una intensa lista de mitos falsos sobre radares que deberías saber sobre el radar, ¿comenzamos?

  • Cuando circulas muy rápido, el radar no te detecta: el caso es que para que se diera esto, deberías ir a una velocidad fuera de lo común. Actualmente, existen radares capaces de medir hasta los 320 km/h, por lo que mejor olvidarse de esto.
  • Trucos en la matrícula: lo mismo da que eches laca, que un CD, o que dobles la chapa. Todos estos “truquillos” no funcionan. El único que vale es el de doblar la matrícula, pero si te ve una patrulla, es una infracción grave que puede llevar a una multa de 200 euros. Además los radares tienen un dispositivo que se encarga de evitar el deslumbramiento, por lo que las artimañas de los años 80 ya no valen.
  • Por la noche no funcionan: en nuestro país los radares funcionan las 24 horas del día, haya o no luz. Una buena cantidad de ellos cuentan con flashes de luz infrarroja invisible. Solo pueden perder algo de luz en una tormenta importante, pero tampoco es cien por cien seguro.
  • Un radar por cabina: esto no es cierto, algunas cabinas no tienen radar y son elemento disuasorio, pero no se sabe cuál está con radar y cuál no.
  • Los radares fijos están señalizados: en carretera lo están, pero no siempre en los centros de las ciudades. Existen radares fijos que se encargan de vigilar los dos sentidos circulatorios.
  • Los radares móviles en marcha no pueden multar: totalmente falso, ya que tienen la capacidad para poder realizar el cálculo de la velocidad del coche patrulla y, teniendo esto en cuenta, conocer la velocidad a la que van el resto de vehículos por la vía.
  • Inhibidores, mala solución: la verdad es que no nos parecen la mejor solución. Si te haces con uno, pueden imponer una multa que llega a ascender a 6.000 euros, sin que te puedas reducir el 50%, y junto a ello, podrán retirarte seis puntos del carné de conducir. En caso de que lo consideren oportuno, tanto Policía Municipal como Guardia Civil, pueden acompañarte a un taller para poder desinstalar el inhibidor y así correr con el gasto de la reparación en cuestión.

Una vez conocidos estos mitos y falsedades  de los radares, lo mejor que podemos hacer es respetar los límites de velocidad.

Más allá del fin recaudatorio, lo cierto es que, en muchos casos, ayudan a que en ciertos lugares, los conductores rebajen su marcha, descendiendo el número de accidentes.