como elegir mi primer coche - grupo montalt

¿Cómo elegir mi primer coche?

Aquellos que ya tenemos cierta edad pensamos en nuestra juventud y nos decimos cosas mentales como: “¿Dónde estará mi primer coche ahora mismo? ¡Cómo lo echo de menos!”.

Sin embargo, este probablemente no sea tu caso. Eres joven, o tal vez no tanto, pero acabas de obtener tu permiso de conducción. De cualquier modo, es muy probable que estés pensando en comprar tu primer coche. Si es así, sigue adelante. Si no, sigue igualmente, porque estos consejos son realmente útiles.

Si vas a comprar el primer vehículo de tu vida, no tomes ninguna decisión sin haber leído detenidamente esto. Es un consejo de amigo.

Recomendaciones para elegir un primer coche

Elegir un primer coche no es una decisión que se deba tomar a la ligera. Hay muchos detalles que se han de considerar de forma previa, ya que, como es lógico, querremos comprar un vehículo que se adapte lo máximo posible a nuestras necesidades sin que erremos en la elección y sin que tengamos que estar todos los días maldiciendo por lo mal que seleccionamos el vehículo por no haber pensado fría y sensatamente antes de hacer nada.

Toma nota de estos consejos.

Potencia: ¿Mucha o poca?

¿Te subirías a lo más alto del Empire State Building si tienes vértigo? Pues algo parecido sucede con un conductor novato y un coche demasiado potente. Hasta que tu habilidad al volante no mejore, y eso es algo que solo se consigue con la experiencia, no compres un vehículo con exceso de potencia.

Es decir, como novato, te toca aprender. En este caso, un vehículo entre 70 y 120 CV es más que suficiente para cumplir con las expectativas de cualquier conductor novel.

Además, un coche de baja potencia incluye otras ventajas para los conductores con poca experiencia. Por ejemplo, en un vehículo con tracción delantera, las reacciones del vehículo son más previsibles y menos bruscas, es decir, podemos decir que es un automóvil más manejable y ‘domable’.

Ya sabes, ¿te preguntas cómo elegir mi primer coche? Baja potencia. Además, gastará menos combustible. Si estás pensando entre diésel o gasolina, y te decides por el diésel, todavía puede ser más económico y menos sensible a que se cale con facilidad.

El tema del mantenimiento

Llegamos a un punto que no es baladí, el mantenimiento. Precisamente a colación de lo que decíamos anteriormente, ya que un conductor novel suele ser una persona joven con recursos económicos limitados, es necesario que el vehículo sea fiable y que suponga poco gasto.

¿Qué quiere esto decir? Que es conveniente adquirir un coche que no sea raro. Es decir, decántate por una marca común, ya que, así, cualquier taller podrá ofrecerte mantenimiento. El mecánico puede adquirir piezas a buen precio en cualquier desguace sin que te cueste demasiado.

Además, los modelos con mayor demanda, no solo son más económicos, también hay mayor oferta en el mercado de segunda mano y nuevo, por lo que encontrarás una gran variedad de precios y tipos.

El tamaño

Obviamente, en muchas ocasiones dependerá de las necesidades específicas del conductor. A veces pensamos, a la hora de comprar mi primer coche, “¿adquiero uno grande o pequeño?”. Es una cuestión básica.

Siempre existen excepciones, como decimos. Pero si el conductor novel no tiene mucha experiencia ni cargas familiares, es mejor decantarse por un vehículo de reducidas dimensiones, o de tamaño medio.

No olvidemos que uno de los grandes problemas que encuentra el conductor poco experimentado se ubica a la hora de aparcar, de maniobrar en espacios pequeños, de dejar el coche en el garaje… Si el vehículo es muy grande, los problemas se vuelven de mayor magnitud.

El consejo es comprar un coche compacto de tamaño mediano a pequeño. Así, no solo será más fácil aparcar y maniobrar, también se adquiere la experiencia necesaria para, en el futuro, elegir un vehículo de mayores dimensiones.

Otra cuestión: si se opta por un compacto mediano, también se gana en aplomo y seguridad en carretera, por lo que se obtiene un coche de fácil manejo en ciudad y gran estabilidad en ruta.

Cambio de marchas

Otro punto importante es el del cambio de marchas. Si bien hoy en día hay vehículos excelentes con cambio automático y a muy buen precio, ¿qué pasa si un día te ves obligado a conducir uno que no sea automático? Pues que la experiencia será un verdadero calvario.

Es buena idea comprar un primer coche con cambio de marchas manual por diversas razones. Primero, para ir cogiendo experiencia. Segundo, para ganar en control sobre el vehículo y sobre lo que se quiere hacer. Tercero, porque obliga a prestar más atención a la conducción, de manera que se evitan las distracciones por pasividad.

Evita el exceso tecnológico

A veces, seguro que te preguntas: “¿cuánto gastar en mi primer coche?”. Ya hemos dicho que no merece la pena que sea demasiado dinero, especialmente si no te sobra. Pero hay elementos tecnológicos de seguridad que no deben faltar, como los airbags, el ESP para estabilización en carretera o los frenos ABS.

Ahora bien, no hay que decantarse por un coche demasiado antiguo, pero ojo si es muy nuevo. Lo primordial es la eficiencia, antes incluso que el diseño. Pero si la tecnología es excesiva, también puede ser una distracción constante en la conducción.

Además, existen hoy día elementos que, si bien son muy cómodos, no ayudan a aprender a conducir bien del todo. Por ejemplo, los sensores de aparcamiento. O sea, son geniales, pero si te acostumbras a ellos y un día coges un vehículo que no los tiene, ¿serías capaz de aparcar?

No lo olvides, estás aprendiendo a conducir. Elige un vehículo seguro, pero has de ganar experiencia en todos los supuestos para que tengas la habilidad de adaptarte a cualquier coche que manejes.

¿Heredar el coche familiar?

Esta puede ser una buena idea, o no. ¿Cómo es posible que digamos lo uno y lo contrario a la vez? Simple, porque se pueden dar diversas circunstancias. Por ejemplo, que sea el coche que tu padre o tu madre usan y venderán para comprarse otro mejor o más nuevo. En ese caso, puede ser una opción interesante a considerar.

Entonces, ¿cuándo no es una buena idea? Cuando el coche que vas a coger o heredar sea excesivamente antiguo. Por ejemplo, el vehículo de tu abuelo o de algún familiar que ya no usa nadie. Es cierto que puede ser una opción más económica, pero también peor. Has de pensar en tu seguridad, por eso necesitas un automóvil más moderno. Estás aprendiendo a conducir, hazlo en un coche seguro.

Además, recuerda, los coches más antiguos, en ocasiones, no se adaptan bien las normativas actuales de emisiones de NOx, por ejemplo. Son más difíciles de manejar y conducir, no siempre superan la ITV a la primera y se estropean con mayor facilidad, por lo que la reparación y arreglo puede ser tan cara que te quedes sin medio de transporte antes de tiempo.

Primer coche. ¿De segunda mano o nuevo?

Ahora, llega un momento clave que te pensarás mucho cuando te digas a ti mismo: “¿Comprar mi primer coche nuevo, o de segunda mano, o Km. 0?”. Sin duda, es una de las cuestiones capitales cuando llegamos a esta situación crítica.

Por lo general, escucharás a todo el mundo que te dirá que no optes por comprar un coche nuevo. Se refieren a aquello de que, por ser conductor novel con poca experiencia, puedes darle algún golpe aparcando, en el garaje, etc.

Sea como fuere, no todo el mundo opina igual. Otros consideran que es una buena idea tener un vehículo nuevo desde el principio, aunque se opte por uno no muy caro. El principal motivo es obligar al conductor novel a que sea más cuidadoso en la conducción y manejo del coche.

El caso es que esta opción tiene, como todo en la vida, sus pros y sus contras, como observamos a continuación.

Pros y contras de comprar el primer coche de segunda mano

Ya hemos visto que un conductor novato no tiene mucha habilidad, por lo que irá más cómodo con un coche de segunda mano.

Además, comprar un coche usado como primer vehículo tiene otras ventajas económicas, como el hecho de ser más barato, y también de que facilita poner el seguro a nombre del conductor novel, pues no será tan caro como con el nuevo. De esta forma irás ganando en experiencia y veteranía hasta que puedas tener un automóvil nuevo a tu nombre igualmente asegurado para ti, y no para tu padre, madre o algún familiar.

Eso sí, también comprar un coche usado como primer vehículo tiene sus contras. Por ejemplo, la ITV que se pasará cada año o cada dos años, no los cuatro que pasan con el automóvil nuevo. También tenderá a tener más averías, especialmente si es demasiado barato y antiguo, será menos seguro, probablemente no cumpla bien con la legislación de emisiones, etc.

Pros y contras de comprar el primer coche nuevo

Obviamente, la compra de un primer coche nuevo también tiene sus ventajas claras. Entre los pros, que es un vehículo más moderno, menos contaminante, más seguro con sistemas activos y pasivos, y para el que tendrás cuatro años hasta pasar la primera ITV.

Ahora bien, si tu primer coche es nuevo, también hay algunos contras. Por ejemplo, si bien conducirás con más cuidado por no rayarlo, por ejemplo, también te puedes poner más nervioso en situaciones de poco espacio en las que haya que maniobrar mucho.

Además, encontramos otros contras importantes, como el hecho de que las revisiones serán más caras, el seguro tendrá que ir a nombre de un familiar o será especialmente caro si va a tu nombre por ser conductor novel y, en general, los gastos se elevan salvo en el consumo, ya que cada día se optimizan más los sistemas de alimentación de los vehículos.

Cosas a tener en cuenta al comprar mi primer coche

Dicho todo esto, que no es poco, todavía hay más detalles a considerar a la hora de plantearse la compra de un primer coche. Veamos qué tener en cuenta a este respecto:

  • Taller: es importante que, cuando adquieras un vehículo, tengas tu taller de confianza cerca. Si vas a ir al de la marca, cosa totalmente recomendable, sobre todo en coches nuevos, este detalle es importante en especial. No merece la pena tener que hacer 50 o 100 kilómetros si tienes que pasar una revisión del vehículo o hay algún problema mecánico.
  • Seguro: ya hemos comentado el detalle del seguro del vehículo. Cuanto más caro sea, más tendrás que pagar. No obstante, hoy en día hay opciones más allá del seguro a todo riesgo, como terceros y terceros ampliado, con franquicia, etc. Haz cuentas para saber cuál te conviene según el tipo de coche por el que te decidas.
  • Marca: más allá de que el coche que elijas sea nuevo o no, te interesa adquirir un vehículo de una marca de confianza. Si abogas por nombres poco conocidos, tendrás problemas en todos los sentidos. Por ejemplo, a la hora de encontrar talleres y recambios. Por eso es importante que te decantes por aquellas marcas que ya conoces y que sabes que son garantía de calidad y seguridad.
  • Números: sin duda, tienes que hacer números y saber cuánto dinero te puedes gastar. Recuerda, a la hora de organizar el presupuesto de compra, tener en cuenta no solo el precio del vehículo, también los kilómetros que harás, lo que se traduce en consumo, el precio del seguro, la matriculación y permisos, las primeras revisiones, la ITV… Hay mucho a considerar en este sentido.
  • Financiación: es obvio que no podrás pagar tu coche al contado, como sucede en casi todas las ocasiones. Así pues, este es un detalle que también tendrás que mirar. Tanto bancos como concesionarios y marcas ofrecen diversas posibilidades. Revisa requisitos, lee la letra pequeña y haz tus cuentas.
  • Ofertas: finalmente, te puede interesar buscar ofertas. Si compras a un particular, puedes negociar, pero te arriesgas, no sabrás bien el estado real de un vehículo. Si vas a un concesionario, puedes aprovecharte de los descuentos del momento, por ejemplo. Además, tal vez encuentres ayudas públicas para la compra. Mira bien todo antes de decidirte para obtener el mejor precio.

Ya sabes mucho de lo necesario para acertar. Cuando pienses: “¿Cómo elegir mi primer coche y acertar?”. Recuerda cuanto has leído aquí, a buen seguro harás un excelente negocio y disfrutarás de tus primeros kilómetros en tu vehículo propio.