El futuro de las gasolineras. ¿Sin empleados?

El futuro de las gasolineras. ¿Sin empleados?

En el artículo de hoy vamos a hablar de un tema que empieza a sonar cada vez más fuerte en el sector de la automoción y en el de la venta de carburantes: un futuro de las gasolineras sin empleados o, por el momento, con la idea establecida de incluir el número mínimo de empleados.

Tradicionalmente siempre se ha abogado por hacer frente a las correspondientes medidas de seguridad y de calidad de servicio, parece ser que limitar el número de empleados incluso la total existencia de los mismos puede ser una medida que representará el futuro de las gasolineras.

Reforma del sector de las gasolineras

Existen muchas razones por las que creer que el modelo de negocio de las gasolineras está cambiando de manera progresiva; un buen ejemplo es el caso de la Comunidad de Madrid que desde el 2013 permitía la creación e implantación de gasolineras sin personal especializado, con el fin de favorecer el emprendimiento pero nada favorable para el empleo, aunque a principios de este año la Comunidad de Madrid elevó una proposición de ley para que al menos haya un empleado atendiendo a los clientes de las gasolineras.

Los datos no hacen más que confirmar esta nueva tendencia en el negocio de las gasolineras, en España existen unas 800 gasolineras sin empleados alrededor de 1 de cada 10 gasolineras no posee empleados. Si elevamos la mirada a Europa parece que esta nueva idea de gestión del sector de los carburantes está cobrando fuerza, por ejemplo, en Dinamarca el 50% de las gasolineras no tienen empleados.

Las voces a favor y en contra a esta nueva forma de entender la administración de las gasolineras  no sean hecho esperar, todas ellas con argumentos de peso: por un lado aquellos que están favor de la eliminación de personal en las gasolineras, apuntan  a la reducción de costes provenientes a los sueldos de los empleados, sin necesidad de tiendas ni aseos. Se ha calculado una reducción del precio al repostar de un 15%, lo que repercute en un mercado con precios de carburante más competitivos, aumentado su demanda. Las opiniones en contra están dirigidas a la extrema peligrosidad de dejar en manos de los clientes el uso y el manejo de sustancias peligrosas, sin que exista personal autorizado que controle la manipulación  del proceso de repostaje.

Así todo, el tiempo de las gasolineras tal como las conocemos hoy en día, parece estar llegando a su fin con o sin empleados de gasolineras. La cada vez más avanzada tecnología eléctrica en vehículos, puede ser un motivo de gran peso para comenzar a pensar en otro tipo de modelo de negocio que afecta al sector de las gasolineras y en la manera en la que entendemos el sector de la automoción actual.

Grupo Montalt: 45 años a tu servicio