conducir en pendiente - grupo montalt

¿Cómo conducir con pendiente?

En el tráfico siempre se da situaciones complejas, y no todos los conductores son capaces de reaccionar adecuadamente. Por este motivo, vamos a daros unos consejos para conducir con pendiente, tanto descendente como ascendente, ya que puede ser uno de los momentos complejos al volante.

Cómo conducir en una pendiente descendente prolongada

A la hora de descender una pendiente, hay que tener muy en cuenta que el motor y la carrocería con pasajeros a bordo y equipaje cuentan con un peso importante, que como mínimo estará cerca o superará los mil kilos.

Seguro que has oído que bajar en neutro hace que ahorres gasolina o incluso también vale apagarlo. Quizá ahorres algo, pero realmente no merece la pena debido a la menor seguridad. Así pues, toma nota de estos consejos para conducir en pendiente descendente:

  • No bajes en neutro: cuando bajas en neutro dejas el coche “suelto”, por lo que aumenta el trabajo de los frenos de manera importante. Mejor es no tomar esta costumbre, aunque la pendiente sea leve. Es más recomendable descender con el motor en funcionamiento, sobre todo por la seguridad.
  • No bajes con el coche apagado: en el caso de querer bajar así, debes saber que muchos coches no solo quedan con la dirección bloqueada, también los frenos comienzan a ponerse duros y dejan de frenar.

El coche debe bajar siempre con ayuda del motor y la velocidad puesta. En los recorridos que sean nuevos, lo mejor es no abusar de la velocidad. De manera especial hablamos de la necesaria precaución en ese sentido. El motor nos puede ayudar a frenar el vehículo o que descienda más lentamente.

conducir en pendiente interna - grupo montalt

Cómo conducir en una pendiente ascendente prolongada

Cuando se sube, en los modelos que tengan caja de cambios manual, hay que pensar que utilizamos una marcha baja, y ésta tiene que tener más potencia, por lo que el coche subirá con más facilidad. Cuanta mayor inclinación haya, menor deberá de ser la velocidad. Cuando se apague el motor, usa el freno de mano para que quede en su posición, después arranca y en cuanto aceleres, quítalo.

Utiliza el propio impulso de las bajadas para subir. En caso de ir en una calle con subidas y bajadas frecuentes, puedes utilizar el impulso que se gana en las bajadas para subir las pendientes, de esta forma se simplifica el trabajo del motor y hay un ahorro de combustible mayor.

Cuando aparques cuesta arriba, si lo estacionas, activa el freno de mano, meter primera velocidad y que las ruedas estén dobladas hacia la calle, así, si baja, su primer obstáculo sería el borde de la calzada.

Cuando se arranca en pendiente, es una situación estresante donde adquiere importancia el freno de mano, debiendo quitarlo según aceleras y sueltas el embrague. En cuanto sientas que el coche comienza a moverse, puedes empezando a quitar el freno de mano.

Ojo cuando arrancas en pendiente. Esta puede ser la situación más estresante de todas. Aquí la clave es el uso del freno de mano. Y, como lo señalamos en el primer punto, hay que quitarlo a medida que aceleras y sueltas el embrague. Hasta que no sientas que el automóvil puede moverse, no empieces a sacar el freno de mano.

Ten en cuenta estas recomendaciones y te resultará mucho más fácil circular por pendientes, ya sean descendentes y ascendentes.

Normalmente, en los coches nuevos suele ser más fácil la conducción, debido a que la tecnología cada vez ayuda más al conductor.