Consejos para la conducción nocturna

Consejos para la conducción nocturna

Uno de los aspectos en los que incide la Seguridad Vial esta relacionado con la conducción nocturna y los cuidados a tener en cuenta para garantizar la seguridad. Una de las grandes ventajas de circular de día es nuestra gran capacidad de percepción visual, somos capaces de valorar las variaciones de luz cromáticas afinando la agudeza visual y la buena apreciación de las distancias.

Si escogemos la conducción nocturna estaremos circulando en una serie de circunstancias que limitan nuestra capacidad de percepción como de visibilidad, aumentando el riesgo de probabilidad de sufrir accidentes.

A pesar de esto, son muchos los conductores que prefieren circular de noche, sintiéndose mucho más cómodos que conduciendo por el día. Veamos las características de la conducción nocturna y algunas recomendaciones para conducir de forma segura.

Conducir de forma segura por la noche

Según datos estadísticos conducir por la noche triplica las probabilidades de tener un accidente, a pesar de reducirse en un 60 % el volumen de tráfico  las condiciones para circular de noche son extremadamente peligrosas, entre ellas, podemos destacar:

  • Pérdida de agudeza visual. En la oscuridad es más complicado apreciar la velocidad y el movimiento, con lo que es el tiempo de reacción aumenta gravemente.
  • Deslumbramientos. Uno de los factores que más se acusa en la conducción nocturna es la probabilidad de sufrir deslumbramientos, provocados por los faros de los vehículos que vienen de frente.
  • Monotonía y cansancio. Conducir de noche nos procura cierta monotonía, aburrimiento y con ello cansancio apareciendo los primeros síntomas de fatiga, aumentado las probabilidades de cometer errores al volante.

Con todo esto, muchas personas escogen la conducción nocturna, por una menor densidad de tráfico permitiendo una conducción más relajada. Estos conductores deben de tener en cuenta una serie de consejos de conducción que les ayude a manejar de forma segura, los más importantes son los siguientes:

  • Reducción de velocidad. Se debe de mantener una velocidad constante y lenta en relación a la conducción diurna; una velocidad que nos permita guardar sin problemas la distancia de seguridad.
  • Luces de cruce. La luz de cruce es fundamental en condiciones nocturnas, la velocidad permitida con este tipo de luz es de 90Km/h. Las luces largas deben de ponerse siempre que sea posible, evitando los deslumbramientos.
  • Parar frecuentemente. Se aconseja parar de forma periódica para evitar somnolencia y cansancio muscular, tomándose el tiempo suficiente para recuperarnos. Ante síntomas de somnolencia con problemas de concentración es mejor parar, y si es posible, intentar dormir.
  • Disminuir la intensidad de la luz interior del coche. Otro de los consejos más útiles está relacionado con rebajar la luz del interior del coche, pues ayuda a ver mejor en el exterior.

Conducir de noche implica una actitud vigilante y de máxima prudencia, además de conocer las peculiares características de la conducción nocturna.

Grupo Montalt: 45 años a tu servicio