como conducir en invierno bajo condiciones climaticas adversas - grupo montalt

Cómo conducir en invierno bajo condiciones climáticas adversas

La teoría sobre conducción en condiciones climáticas adversas ha de ser aprendida por todo el mundo que se pone al volante de un vehículo en cualquier momento. Y es que, por desgracia, no siempre podemos decidir cuándo coger el coche y cuándo no, de ahí que haya que estar siempre en estado de alerta y prevención.

Conducir con nieve, por ejemplo, es realmente peligroso. Sin embargo, el trabajo y las obligaciones no siempre nos permiten elegir si circulamos por firmes nevados o no. Así pues, cuanto más preparados estemos, menor será la posibilidad de sufrir un percance.

Conducir en condiciones climáticas adversas requiere de ciertos conocimientos que vamos a conocer a continuación. Solo así podremos reducir la peligrosidad de la calzada y mejorar el control de vehículo. Si el firme está resbaladizo o nos pilla una racha fuerte de viento, podremos estar perfectamente preparados para reaccionar de forma adecuada.

Conducción en condiciones climáticas adversas

Ante todo, más allá de los consejos que te vamos a ofrecer, recuerda, la conducción en condiciones climáticas adversas es imposible si no somos prudentes. Es decir, que lo primero es armarse de paciencia y ser conscientes del peligro al que nos exponemos para priorizar la seguridad y la calma.

La conducción en lluvia

Vamos a comenzar con unos consejos para conducir con lluvia, que suele ser el fenómeno más habitual en la mayor parte del país. Incluso en las zonas más secas siempre puede caer una tormenta, hasta en verano. Si es el caso, toma nota de estas claves.

Pero antes, recuerda, siete de cada diez accidentes se producen por los peligros de la conducción con lluvia. Este fenómeno meteorológico reduce la adherencia de la calzada y la visibilidad, por lo que es básico extremar las precauciones.

Así pues, para saber cómo conducir con lluvia:

  • Reduce la velocidad, así podrás también rebajar el peligro de realizar aquaplanning. Este fenómeno hará que se pierda el control del vehículo, o sea, que no lo podrás controlar.
  • Si pasas cerca de una zona encharcada, aléjate cuanto puedas de ella. Por más que conozcas el lugar, podría esconder un socavón o agujero.
  • Mantén en buen estado los faros, parabrisas, espejos y limpiaparabrisas del vehículo. Así tendrás mejor visión.
  • Mantén el aire acondicionado caliente puesto para quitar el vaho de los cristales y mejorar la visión.
  • Enciende siempre el alumbrado de cruce, así verás y serás visto.
  • Aumenta la distancia de seguridad con otros vehículos para evitar accidentes por frenazos a destiempo o salpicaduras.

Cómo conducir con nieve

Es muy probable que, al conducir en invierno, te toque circular sobre calzadas nevadas. En muchas zonas del país no es habitual, pero el centro y el norte de la nación y por Europa sí que sufren estas inclemencias climáticas. Como siempre, es básico aumentar la caución y tener el vehículo en perfecto estado.

Por lo tanto, si te vas al extranjero, por ejemplo, probablemente encuentres nieve. También en zonas de alta montaña. Así pues, estos consejos para viajar a Europa en invierno y conducir con mayor seguridad te serán muy útiles:

  • Entre los consejos para conducir con nieve, extrema las precauciones y reduce la velocidad, pues los copos se podrían congelar y provocar que la calzada sea muy deslizante.
  • Para conducir con nieve y hielo, usa siempre marchas largas.
  • El acelerador ha de ser utilizado de manera gradual, sin movimientos fuertes o rápidos.
  • Es importante, especialmente entre las recomendaciones para viajar a Europa en invierno, que cambies ruedas y te prepares para conducir con neumáticos de invierno. Son más adherentes y seguros.
  • Si no tienes claro cómo conducir con hielo, recuerda dos cosas, prudencia y cadenas. Es una de las situaciones más peligrosas del invierno en las carreteras de montaña. Antes de acceder a la vía, pon cadenas para mejorar la adherencia al piso. Para saber si hay posibilidades de helada, comprueba el termómetro del vehículo o lleva uno. Por debajo de -3ºC, la probabilidad es muy alta, así que, si se da el caso y tienes que conducir sobre hielo, extrema la precaución, reduce la velocidad y sigue las rodaduras de otros vehículos en el pavimento, especialmente en zonas de desnivel, así evitas que las ruedas patinen.
  • Para la conducción sobre nieve, si notas que la superficie está helada y pisas una placa, recuerda soltar el acelerador. Luego, corrige la dirección manualmente con ayuda de tu vehículo y sus sistemas de seguridad activa.
  • Conducir con hielo en la calzada es una situación extremadamente peligrosa. Si se da el caso, atiende a las señalizaciones de la vía siempre en este tipo de situaciones.

Cómo conducir con niebla

La niebla es otro de los fenómenos meteorológicos adversos que se pueden encontrar en carretera. En las zonas del norte del país, en montaña y por toda Europa es fácil encontrarse con esta situación, aunque el sur tampoco está exento.

Si encuentras niebla, toma nota de estos consejos para conducción en condiciones climáticas adversas, ya que la calzada se humedece y se vuelve más deslizante:

  • Reduce la velocidad drásticamente hasta que te sientas tranquilo y seguro al volante.
  • Evita los adelantamientos, sobre todo si la carretera es de un solo carril por sentido.
  • Activa el alumbrando antiniebla y evita las luces largas, pues pueden provocar efecto rebote.
  • Aprovecha las marcas de la calzada para saber por dónde circulas, puesto que la visibilidad se reduce drásticamente.
  • Si sientes demasiada ansiedad, busca un sitio seguro y detén el vehículo esperando a que se disipe la niebla. Si te quedas en el arcén, pon las luces de emergencia.

Cómo conducir con viento

Finalmente, otro de los fenómenos atmosféricos peligrosos son los fuertes vientos. Pueden golpear en seco o llegar racheados, ambos son temibles y podrían sorprenderte al salir de un túnel, por ejemplo.

Así pues, para la conducción en condiciones climáticas adversas de viento excesivo, toma estas precauciones:

  • En adelantamiento a un vehículo voluminoso, hay que estar atentos al volver a nuestro carril al empuje del viento, ya que el automóvil grande nos ha hecho de pantalla durante un breve momento, pero después habrá que volver a estabilizar el vehículo sujetando con firmeza el volante.
  • Debemos reducir la velocidad para que el motor tenga más capacidad de respuesta.
  • Se ha de sujetar con fuerza el volante para contrarrestar los vaivenes de las rachas ventosas.

como conducir en invierno bajo condiciones climaticas adversas infografia - grupo montalt

10 consejos para la revisión de tu coche en invierno

Desde este blog ya hemos hablado sobre la importancia de llevar un correcto mantenimiento de nuestro vehículo, más si cabe, en  los vehículos de ocasión y coches de segunda mano. El invierno nos trae bajas temperaturas, lluvias, nieve…  todo esto llevado a las carretas conforman unas especiales condiciones peligrosas.

Nuestro vehículo necesita de una revisión particular para afrontar este periodo invernal con todas las garantías. Los 10 consejos para preparar tu coche para la nieve son:

  1. Neumáticos. Los neumáticos son los elementos vitales en la conducción, el estado de los mismos repercute su funcionalidad en el asfalto de las carreteras. En invierno, las condiciones del terreno son muy desfavorables, el firme deslizante, nieve y agua aumentan las posibilidades de sufrir aquaplaning. Revisar el dibujo y las presiones de las ruedas es vital, además del estado de la goma. Cualquier desgaste de estos puntos de los neumáticos puede ser la causa de un accidente. De la mano de los neumáticos, viene la revisión de los amortiguadores, claves para una conducción segura.
  2. Cadenas. Son los elementos fundamentales para una perfecta tracción de nuestro vehículo en condiciones invernales. Puedes encontrarlas en varios modelos: metálicas o textiles. Deben de ponerse en neumáticos que se encuentren en buen estado, sino no valdrían para nada. Muchos conductores llevan las cadenas en el maletero, pero no saben cómo ponerlas. Se recomienda practicar el uso de las cadenas, además de conocer en que ruedas han de ponerse (delante o detrás según el tipo de tracción).
  3. Carga de la batería. Indispensable revisar la carga de la batería y sus elementos como las pinzas. El frio no es buen compañero para la batería, que puede originar su descarga en condiciones muy frías.
  4. Revisión aceite. Si bien cambiar el aceite debe formar parte de la rutina de mantenimiento de nuestro vehículo, en invierno es fundamental ser exhaustivos en este tema. A temperaturas bajas se recomienda aceites de viscosidad baja.
  5. LÍquido anticongelante. En cuanto al líquido anticongelante es básico hacer revisiones periódicas, y no escatimar en utilizar líquidos anticongelantes de calidad, sin olvidar que es necesario renovarlo cada dos años.
  6. Sistema de frenado. En invierno la distancia de frenado aumenta, la revisión de cables, bujías y pastillas del sistema de frenado es obligatorio. Con ellos se ha de revisar sin falta el líquido de frenos, un factor determinante para el buen uso del sistema de frenado.
  7. Faros del coche: Los días de nieve es posible que haya una visibilidad menor. Así que es muy importante que los faros del coche estén en perfectas condiciones.
  8. Rascador de hielo: Este utensilio puede resultar muy útil en días de nevada. La nieve puede acumularse en el parabrisas y en las lunas del coche, y en ese momento un rascador de hielo será nuestro perfecto aliado.
  9. Pon el coche a cubierto. Si vas a hacer un viaje de ida y vuelta, y te vas a quedar unos días fuera de casa, deja tu vehículo en algún sitio resguardado del frío. Si lo dejas a la intemperie varios días, puede resentirse los fluidos del motor, o los elementos externos.
  10. Por supuesto, algo imprescindible será la precaución. Saber cómo conducir con nieve y seguir algunas pautas es muy importante. Estudia antes de salir de casa cuál va a ser el clima que te vas a encontrar en tu recorrido. Sal con más tiempo del habitual, ya que con nieve es probable que tengas que ir más despacio. Evita adelantamiento y maniobras innecesarias. Evidentemente no te puedes olvidar de las cadenas del coche para la nieve.

Estos son algunos puntos básicos que cualquier taller del Grupo Montalt tendrá  en cuenta para preparar nuestro coche para la conducción en invierno. Aplicar un correcto mantenimiento de nuestro vehículo facilitará mucho el estado de nuestro coche para disfrutar de la conducción en condiciones de frío.

Deseamos que estos consejos te sirvan para conducir con seguridad en condiciones climatológicas adversas.

Por último recordarte también que, junto a las condiciones climáticas, la fatiga y el cansancio es otro de los principales motivos de accidente en la carretera por lo que te recomendamos que te leas nuestro artículo al respecto “La fatiga en la conducción”.

Es tu vida lo que está en juego, no lo olvides nunca.