coches traccion trasera delantera total - grupomontalt

¿Tracción trasera, delantera o total? ¿Cuál es tu estilo?

Suele ser objeto de discusión si la tracción delantera es mejor o no que la tracción trasera. Realmente, lo cierto es que un coche que tenga propulsión trasera, estando con una buena puesta a punto, nos da un placer mayor de conducción.

Lo que también hay que tener en cuenta es que no todo el mundo cuenta con el gusto por la conducción como para poner en valor este tema. Cuando no es así, con coches de tracción delantera puede ser más que suficiente.

Además de todo esto, con lo magníficamente que funcionan los controles de estabilidad, los coches de tracción trasera no son tan peligrosos como lo eran antes.

Las diferencias más evidentes es que los vehículos que tienen tracción trasera suelen transmitir una sensación de pilotaje que es más complicado encontrar en un vehículo de tracción delantera.

Actualmente, un coche de tracción delantera puede ser tan eficaz, eso sí, como una tracción trasera, aunque es cuando se cuenta con un vehículo de tracción total, que es el que tienen un paso por curva más veloz, cuando realmente se siente el asfalto.

En el caso de los que tienen tracción total, el conductor no siente que se aproxima al límite de adherencia en ninguno de los dos trenes.

Algo que merece la pena valorar, es que un vehículo con tracción trasera consigue más fácil que responda el tren delantero con una mera insinuación del volante. De igual forma puede ser más gratificante la modulación de la actitud del coche en curva a la hora de usar el acelerador.

Una tracción delantera más ‘sencilla’ de manejar

Debemos dejar claro que, sin ayudas a la conducción, los vehículos de tracción delantera son más fáciles de conducir para un conductor de nivel medio, puesto que podemos controlar más fácilmente la pérdida de adherencia en el eje delantero o subviraje, que es la tendencia que suele haber a irse “de morro” en las curvas que en el eje trasero.

Cuando se va en el eje trasero y se produce el sobreviraje o tren trasero, termina derrapando, bastando con girar más el volante para no acabar haciendo un trompo. Todo esto ocurre cuando no hay ayudas a la conducción.

Ventajas e inconvenientes de la tracción delantera o trasera

Si vamos a un plano más técnico, los dos sistemas tienen sus puntos fuertes y los más débiles. Vamos con ellos:

  • Transmisión delantera: los coches suelen ser menos complicados a la hora de su construcción, pues no tienen árbol de transmisión. Esto hace que se ahorre peso y consumo. El espacio en el habitáculo es mayor, puesto que no tiene túnel de transmisión, siendo más baratos de fabricar. Como punto negativo, los neumáticos delanteros acumulan peso y trabajo.
  • Transmisión trasera: reparte mejor el volumen entre los dos ejes, recayendo más peso sobre el eje que se encarga de transmitir la potencia al suelo, mejorando la tracción.

Esperamos que después de este artículo, tengas más claras las diferencias entre los tipos de tracción. Tú decides cuál es la que más se ajusta a tus necesidades.